sábado, 23 de abril de 2011

Dia 45


Odio tener que pensar,
Preferiría tu sonrisa a toda la verdad
Avanzo un paso,
Retrocedo y vuelvo a preguntar
Que algo cambie, para no cambiar jamás
Todo es imperfecto amor
Y... obvio.


Fito paez, Cadáver Exquisito.


El dinero se me estaba acabando, así que decidí buscar algún tipo de trabajo para juntar plata y continuar viajando. Después de dar algunas vueltas por un par de negocios de la ciudad, y no tener éxito, me dirigí al puerto. Entré en un bar y le pregunte al cantinero si sabia de algún barco en el que necesitaran a alguien para trabajar. Me dijo que en el muelle 22 buscara a Álvaro, un viejo de unos 64 años que era el capitán de un barquito pesquero.
Era un hombre de pelo no muy oscuro, tampoco muy claro, una mirada que parecía vacía, pero en realidad era enorme, esos ojos profundos que guardan un centenar de misterios y anécdotas. Vestía un jean clarito, muy raído, una camisa que alguna vez fue blanca y estaba de alpargatas. Fumaba un cigarro mientras veía con amor su nave.
Me acerque, y le explique toda mi historia; y con una voz, de esa que parecen que tienen espinas en la garganta, me dijo que ya me iba a encontrar algún lugar en el barco, se paró y me invito una cerveza. Subió al barco y volvió con algunas cervezas.
-Son artesanales, son de mi pueblo.-dijo mientras abría dos.
Me entrego una, el sudor en la botella ya me incitaba a tomarla toda de un trago. Era de un color ámbar, opaco, lleno de burbujitas que subían como si fueran globitos aerostáticos. Vertí todo el líquido en un vaso que había traído Álvaro, y como arte de magia empezó a subir una espuma densa y blanca, como la niebla, como las manchas de humo que dejan las viejas locomotoras en el cielo. Incline el vaso sobre mi boca, tome aire profundamente y deje que la cerveza fuera cayendo en ella, era espesa, fría y refrescante. La primera gota que cayó en mi lengua era amarga, la última cargaba con todo el sabor de los granos de cebada, de la malta y del exquisito lúpulo, un sabor único, adictivo, un elixir. Después de haber tragado este liquido que fue haciéndole cosquillas a mi garganta, volví a tomar aire y simplemente disfrute del momento.
Le agradecí la oportunidad, y la cerveza. Quedamos en encontrarnos la mañana siguiente para incorporarme a su flamante barco (de flamante no tenia nada, era una barco, común, sucio, viejo y despintado; pero el tipo lo amaba). De camino a vaya uno a saber donde, paré en un banquito que daba al mar, para despedirme del sol que volvía a irse como ya me tenia acostumbrado, y a escribirle una carta a Josefina contándole las ultimas cosas que me habían pasado, que no dejo de pensar en ella, que necesitaba tan solo compartir un pucho con ella, una charla, una risa…un momento.
Suele pasar a veces que se extrañan más esas pequeñas cosas, para los que realmente las disfrutamos, que un beso o cualquier otra representación de cariño. A veces creo que las relaciones se están volviendo más vacías, todo se resume a un mínimo momento de erotismo y sexualidad, cuando bien podríamos disfrutar de la sensualidad de una sonrisa que juega con el sol, de esa fuerza que nos da andar tomados de la mano, o una amistad, si! una amistad, no hay razón para creer que como una obligación un hombre y una mujer tiene que andar de tabú en tabú y no podrían simplemente compartir una amistad. Hay personas que no fueron hechas para ser más que amigas. No por que sean menos que una pareja, si no todo lo contrario. Una pareja sigue una lógica, y una amistad la desarma y ninguna esta mal, es parte de la naturaleza. Tampoco creo en eso del tiempo, no hace falta abusar de él para saber que camino podríamos seguir cuando conocemos una chica. Uno sabe con quien podría tener un amor, y quien tiene esas cositas que hacen tan exacta una amistad. A jazmín no la conozco de toda la vida, pero yo se que no quiero ni podría ser su amigo, yo busco otras cosas en ella, y ella me da lo que no busco en una amiga.
Conseguí alquilar una habitación por muy buen precio en un hotel de mala fama, y luego de hacer un repaso de estos últimos 45 días me dormí pensando en esa ultima frasecita que escuché de la boca de Guadalupe.

10 comentarios:

Heroína Frívola dijo...

me dio sed leer la historia.

Sinfonía Agridulce dijo...

Una pareja sigue una lógica, y una amistad la desarma- toda la razón te doy.
me gustó como siguió!


Un día voy a visitar a un amigo sanjuanino, nos merecemos unas cervezas. Lo conoces?
Un beso!

Luucía. εїз dijo...

"podríamos disfrutar de la sensualidad de una sonrisa que juega con el sol, de esa fuerza que nos da andar tomados de la mano, o una amistad"
me encanta,me encanto la entrada y como escribes,hermoso♥ coincido con vos en muchas cosas de las que decis
Un beso grandee!

Autocondenadaa dijo...

Jajaja la facultad es estresante. Vos escribís todas estas cosas? capaz ignorante mi pregunta jaja.

Fló dijo...

uuuu fito! Siempre con sus hermosas palabras!! Un beso grande muchachooo!!

Soñando Despierta~ dijo...

geniaal blog, lastima no averlo agarrado desde el primer dia, pero con tiempo te leere :) un beso

Zahira Islas dijo...

Empezar con esa nota fue increible, y la historia mucho mas.

Guantes De Lana dijo...

Gracias por pasar en mi lugar y comentar. Es muy bueno tu blog, tengo que leerlo con más tiempo y empezar más atrás. También me quedo con esa comparación entre la amistad y la pareja.

Me tomo el atrevimiento de poner su blog en mi lista de amigos.

saludos totales.

Con edulcorante y al Revés dijo...

Ay ay ay extrañaba esta historia!

Siempre que te leo me dan ganas de viajar a nose donde, ni como, ni cuando, ni con quien.

Es verdad que hay gente para todo, para tabúes, para erotismo, para amistad.
Yo tengo muchos amigos hombres y no los veo como otra cosa que amigos. Una cosa es una cosa, y otra cosa es otra cosa.
Peeero.. también es cierto que cuando la amistad es heterosexual y se pasa muucho tiempo con el otro, en algún punto, la idea de "algo más" se te cruza por la mente.
Hay que saber manejarlo y distinguirlo.. pero igual, siempre es más fácil el salto (involuntario o no) de la amistad al amor, que del amor a la amistad.

Mi beso cordobés para voce. Te veo por la red! ;)

Vicko dijo...

Recién me doy tiempo de leer tu blog, mil disculpas. La manera en que describes las cosas me encanta y esta situación del amor y la amistad es tan cierta. Lamentablemente hay veces (muchas) en que uno encuentra una posibilidad de algo mas, y la otra persona solo ve una hermosa amistad. Amor unilateral lo llamo yo, realmente desagradable.
Nos vemos en el camino.
Tchau